Collage di quadretti realizzato con materiale riciclato

¿Conocéis las cajas de madera para gambas?

Tuve la idea de transformarlas en cuadros, de diferentes colores y estilos.

Veamos cómo los hice.

El primero lo pinté de negro con pintura en aerosol y luego le pegué con pegamento líquido muchos brillos de colores en forma de mariposa.

La segunda consta de dos cajas pintadas en tonos plateados y negros, luego pegué con pegamento caliente unas ramitas recogidas en un bosque, a estas les agregué pequeñas conchas de plástico y finalmente les di luz con una guirnalda funcionante a pilas.

El tercero lo coloreé de verde y pegué con silicona caliente unas piedras de colores que se iluminan por la noche.

El cuarto representa a dos amantes columpiándose en un columpio unido a la luna. La luna está hecha con glitter pequeños y muy colorados, unidos con pegamento líquido.

El quinto, de color blanco, representa un árbol y está elaborado con pequeñas piedras de joyería. Como las piedras pesaban un poco más que los glitter, tuve que usar pegamento caliente.

El sexto de color azul representa una planta cuyas hojas están formadas por pequeños brillos de colores, adheridos con pegamento líquido.

El séptimo, de color negro, es un árbol formado por muchas pequeñas piedras brillantes también unidas con pegamento líquido.

El último tiene un fondo en piedra «volcánica» sobre la que he adherido las hojas de una planta artificial.

Si quieres hacer tus cuadros con cajas de madera que sirven para la comida, te sugiero que los laves con lejía, esperes a que se sequen y finalmente ya puede soltar tu imaginación.

Recicla, crea y libera tu arte interior.