¿Cuántas veces te ha pasado que se te han roto copas de vino? A mí muchísimas. Entonces, ¿qué hacer con las que quedan? ¿Dejarlas en el rincón más alejado del armario o transformarlas para darles una nueva vida?

Yo, las convierto en velas.

Copas de vela

Para la vela naranja utilicé cera de soja, tinte para velas y aceite perfumado. Pinté la copa con rotulador permanente y la adorné con perlas e hilo negro.

Para la vela azul usé arena blanca para rellenar (para poder colocar la vela sobre ella). Y la copa la pinté con pintura específica para vidrio en dos tonos de azul.

Como veis hay muchas soluciones y puedes crear velas a tu gusto.

¿Os apetece intentarlo?

Recuerda: recicla, crea y libera tu arte interior.